domingo, 29 de junio de 2008

Defender la sonrisa

Hambre, hipotecas, stress, dinero, dinero, guerra... Sí el mundo está jodido, cada día es una lucha, homo homini lupus y todo eso, pero sin sonrisas estamos peor. Por desgracia parece que si sonríes, si te ríes, la solemnidad se pierde, tus argumentos, y todo lo que defiendes parece falso y vacuo. ¡Pues no! Defendamos la risa y la sonrisa, el buen humor frente a los que quieren jodernos, no les dejemos que nos rompan la sonrisa de la boca. Hace tiempo un amigo me contó esta anécdota:

"Iba un punky de estos modernos, con su perro y su flauta por la calle, al ir a cruzar la calle venía un coche, y sucedió lo típico que suele suceder tantas veces, él iba a pasar y el coche se paraba, pero luego no pasaba y así unos segundos de indecisión. El conductor presa del stress del día salió como una flecha hacia él para discutir gritando y con los puños en alto. En ese momento le dice el peludo: "¿Sabes que te falta a ti?", "¡Qué!" gritó el yupi "¡Un buen abrazo!" Le dijo el punky mientras le abrazaba"

... Y el trovador ilumina...