lunes, 6 de octubre de 2008

En contra del lenguaje SMS

El otro día en un foro tuve la posibilidad de poder discutir el supuesto uso "rebelde" del lenguaje SMS, me encantaría poder seguir discutiendo el tema ya que tras mi respuesta lo único de hallé fue silencio:

El cerebro humano es lento analizando, aunque tenga una gran capacidad, necesita un tiempo para realizar las conexiones neuronales que preceden a la comprensión, expongo una cita larga que explica este proceso y que puedes saltarte.

“Un constituyente principal del cerebro es su sistema de neuronas. Una parte importante de cada neurona es una fibra muy larga conocida como su axón. El axón se bifurca en ramas separadas en diversos lugares y cada una de estas ramas termina finalmente en una sinapsis. Estas sinapsis son las uniones donde las señales se transfieren desde cada neurona a (principalmente) otras neuronas por medio de sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Algunas sinapsis son de naturaleza excitadora, con neurotransmisores que tienden a reforzar la activación de la neurona siguiente, y otras son inhibidoras, con tendencia a suprimir la activación de la siguiente neurona. Podemos referirnos a la fiabilidad de una sinapsis al pasar mensajes de una neurona a la siguiente como la intensidad de la sinapsis. Si todas la sinapsis tuvieran intensidades fijas, el cerebro sería muy parecido a un ordenador, pero se da el caso de que estas intensidades sinápticas pueden cambiar y existen diversas teorías acerca de cómo cambian.” (Penrose)

Bueno, pues todo un proceso para cada estímulo. En todo éste, hay un principio fundamental que se llama "Principio de inmediatez" y es que el ser humano intenta siempre encontrar la forma más fácil y rápida para comprender un texto; así, los que escriben ignorando todas las reglas ortográficas hacen que vayamos más lento. Me explico. La lectura no es lineal, es fragmentaria y más aún en una pantalla, leemos por asociación y no en serie, ni leemos todas las letras de una palabra ni siquiera, todas la palabras de un párrafo. Esto se hace mediante dos mecanismos, que no voy a explicar porque me estoy pasando, pero que voy a ejemplarizar para que sea más claro esto:

Si estás en una biblioteca rodeado de miles de libros, no tendrás ninguna duda de responder que ves "libros" si te hacen la prengunta ¿Qué ves ahí?, da igual la distancia. Pero, realmente lo que estás recibiendo son millones de estímulos diferentes, lo que pasa es que tu cerebro abstrae el concepto para que puedas pensar, si no pasarías horas analizando y realizando conexiones neuronales. A la vez, el cerebro "aprende" de cada abstracción y del proceso, haciendo que cada vez sea más rápido

Al rechazar voluntariamente la ortografía lo que hacen es crear interferencias en nuestros procesos aprendidos. Tenemos que desplazar estructuras creadas, y construir nuevas para poder agilizar el proceso de comprensión de un texto escrito sin reglas deliberadamente.

Puede sonar moderno, escribir la k siempre que corresponde al fonema /k/, pero estás afectado los procesos cognitivos que utilizan los lectores, que deben realizar para entenderte, así ocasionan que sea más molesto y más lento, porque nos supone más esfuerzo. Esto si eres un Juan Ramón Jiménez, y me estás escribiendo una poesía que puede conmoverme, puede merecer la pena, pero para leer un post o un email pues la verdad no compensa.

3 comentarios:

bofifa dijo...

Buenas,
respecto a tu post, me parece interesante el tema. Sin embargo, creo que vale la pena tener en cuenta que el "idioma" sms creo que está concebido para que sea más rápido de escribir, no de leer - no creo, siquiera, que se tenga en cuenta al lector o a su mayor o menor facilidad de lectura. En definitiva, se trata de simplemente un lenguaje codificado, criptográfico, abreviado. Se puede ver, obteniendo la misma conclusión que la tuya, que se tarda más en leer puesto que existe una tarea previa de "decodificación", de traducir algo que no es inmediato en algo entendible, cual código morse o algo por el estilo.
A mí, personalmente, lo que me jode de ese lenguaje es que creo que se va a cargar el lenguaje correcto en sí, la ortografía y gramática formales, y eso no me gusta nada. No recordaremos cómo se escribían "bien" las cosas, si va con h, y, etc. Como apenas ya nadie recuerda cómo hacer una raíz cuadrada, para eso tenemos la calculadora. Es un poco el gran peligro de la tecnología: hacemos más cosas, más potentes y de forma simultánea, pero somos más imbéciles y cada vez dependemos más de ella. Recemos para no quedarnos sin pilas...

Diego Boquín dijo...

En este momento, te amo. Pocas personas se ponen a pensar que, si bien el lenguaje no solo tiende sino que tiene que mutar, esta evolución se da a través de acuerdos y pactos sociales que, poco a poco, llegan a asimilar todos los hablantes de una región. El problema con el lenguaje SMS es que deja de convertirse en una herramienta para agilización de procesos comunicativos y pasa a transformarse en una moda, en la cual cada quien inventa el constructo que quiera ("te amo" puede ser escrito como "t amo" "ily" "ilu" "luv ya", etc.) y sin acuerdos sociales bien definidos todos terminan por desentenderse y el ruido comunicacional, pasa del caos a un estilo de vida del cual no se puede salir: quienes escriben en los servicios de mensajería instantánea, no solo dejan esta aberración para los "chatrooms" sino que empiezan a emplearlos en exámenes.

En realidad, es preocupante, la capacidad narrativa, poco a poco se está perdiendo.

Diego

J. Daniel dijo...

Antes de nada, perdonad por la tardanza en la respuesta. Botifa, David London para mí, dijo algo en lo que realmente no había pensado, y es que el "lenguaje" sms, está creado para que sea más fácil escribir un mensaje y no leerlo. Esto atenta contra la base misma de la comunicación donde emisor y receptor deben estar en el mismo nivel cognitivo para que esta misma sea fluida. Muy bueno el apunte, al igual que a botifa, a mí me jode también que al final vamos a olvidar como se escriben la cosas, "para qué si está el corrector de word", y esto no es más que pereza. Una vez un amigo, hablando sobre este tema, me dijo que lo más triste de todo es que él si sabía escribirlo bien, pero por pura desidia no lo hacía. En fin, no creo que pueda cambiar esta tendencia, pero sí me gustaría que la gente que escribe tan jodidamente mal se parara a pensar aunque fuera un momentito en los que tenemos que leerles.

Diego, estoy contigo, es una de las primeras cosas que aprendí en la carrera y es que los cambios profundos siempre vienen de abajo a arriba, y no al revés. Yo espero que por mucho que los periodistas se hayan empezado en utilizar el infitivo como si fuera un tiempo conjugado al final la gente se aburra y lo deseche, o algo así. Una cosa es segura, si alguna vez soy profesor, esto es si consigo que me contraten, espero que a ningún alumno se le ocurra escribirme así en un examen.