lunes, 23 de febrero de 2009

Ravalajear

"When Manuel Vázquez Montalbán died suddenly last October,
the city of Barcelona went into serious mourning
"
Jill Adams

A veces me pongo a buscar Barcelona. Cada vez es más difícil encontrarla, ves algún bar, alguna calle, no siempre es una visión unitaria, quizás sea un friso o una barra, o simplemente un abuelo sentado con sus pantuflas en un parque viendo como los skaters vuelan por lo aires en esas tablas con ruedas. Es la barna que se resiste al arrollador poder de la especulación, a los lavados de cara políticos, a la masificación turística...

Son más pinceladas, improntas que huelen a tabaco y a whisky entre sedas modernistas, algunos rostros, algunos adoquines... Los veo en los rostros de los mimos de las Ramblás mientras se pintan o se toman un café antes de que empiece la función, los de verdad no los maniquíes para la foto; son esos obreros con su bocata envuelto en papel albal que se sientan en una terraza para pedir dos medianas y un plato de olivas.

Esta pequeña intrahistoria que va desapareciendo entre sandalias con calcetines y despedidas de soltero de narices rojas, desaparece mientras se decapa la piedra caliza de los edificios para que parezcan más nuevos. Es la Barcelona que es más fácil de encontrar en un libro de Vázquez Montalban, Juan Marsé o Eduardo Mendoza, que en sus mismas calles.

Me da la impresión de que esta ciudad es un cubo de plastilina y se adapta a los tiempos como un molde. Contra las "Ciudades de la Memoria" de Benjamin, esta es una urbe ultra-moderna, con tres catedrales a falta de una.

Aún así, y a riesgo de que me llamen melancólico o algo peor, yo sigo buscándola en los rostros de la gente, en esta ciudad a la que han venido tantos provincianos que no ha tenido más remedio que convertirse en universal.

ravalajear

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuándo vas a publicar tu primer libro?

J. Daniel dijo...

Pues estoy en ello, pero vamos al ser un libro que me publican los amigos y paga el ayuntamiento será un proceso largo y tedioso, a ver si para el año que viene lo pudiera tener, pero vamos lo mismo me animo y lo hago digital y lo cuelgo en mi página web antes. Gracias por interesarte.

Nieves dijo...

no sabia yo que habias publicado un libro cuantas cosas hay que no se de ti
Ravalajear que palabra mas bonita aunque no se que significa
Hace años que no voy a barcelona pero me encantaria perderme por entre sus calles
besicos

J. Daniel dijo...

He publicado algunas cosillas ya, un poemario, bastante malo; cuentos, unos articulos y tengo un libro, bueno, una edición crítica peñazo, es más bonita la idea que el texto; ahora, me publicarán, no se sabe cuando, un libro de cuentos. Ya te avisaré y si quieres te mando uno.

Ravalejear, significa mucho y nada a la vez. El Raval es un barrio de Barcelona, en el que viví durante un año. Está lleno de vida, es sin duda, el barrio más multicultural de Barna y te puedes encontrar de todo, a la vez que tiene mucho arte contemporáneo, un gran mercado y una de las bibliotecas más bonitas que he visto nunca. Tiene una esencia muy potente y se inventaron hará como 3 ó 4 años la palabra para significar pues vivir en el Raval, comprar en el Raval, etc. A la vez, es una palabra muy cargada de connotaciones eróticas y exotéricas, que ahora no te voy a contar en público. Estás invitada a perderte en el Raval siempre que quieras! Ahora mismo tenemos una casa ridícula y no te puedo invitar a que te quedes en casa a no ser que quieras dormir en el suelo, pero si vienes un paseo con el bebito tienes asegurado.

Besos,
Rauko o ¿será Dani?

Nieves dijo...

Por supuesto que quiero una copia del libro de cuentos y del poemario y de todo que soy muy curiosa jejeje

Y desde luego si alguna dia voy por barcelona quiero un paseo por el Raval y que me enseñes cada rinconcillo...si antes me gustaba la palabra ahora mas

besicos

Luanne Dietz dijo...

Beautiful...

J. Daniel dijo...

Thanks Luanne!